cosas en las que me fijo y eso.

domingo, septiembre 16, 2007

el sueño de inocencio no me dio sueño


Este es el libro que acabo de terminar. Me pareció bastante interesante y sencillito de leer. La verdad es que Gerardo Laveaga, el autor, escribe bastante bien sin ser alta literatura, por supuesto. Tiene el don de involucrarte en la historia de una manera interesante mezclando cartas con la novela. Es la historia del papa Inocencio tercero. Un hombre muy intenso que, entre otras cosas, se encarga de unificar la imagen que se tiene en toda la iglesia de Cristo. Es el que "descubre" la sábana santa y de esa manera define cómo es que se supone que era Cristo. También es el que establece la indisolubilidad del matrimonio [ se volvería loco en una época como la nuestra] y la confesión como un sacramento. En realidad no es que se preocupara mucho de que la gente dijera sus pecados para que se los perdonaran sino que quería estar al tantro de todo lo que pasara. Me parece que es de esas personas a las que la iglesia les debe muchísimo pues tal vez, sin él, la influencia de los cátaros y otras vertientes de la iglesia hubiera sido mayor y quién sabe si tuviéramos hoy una iglesia romana tan fuerte como lo fue en la historia. También es cuando surge la orden de los dominicos y la de los franciscanos. Lo que más me gustó es cómo humaniza a su personaje y, la verdad, yo no concía mucho acerca de esa época de la historia. Ya saben, la tenía catalogada como parte de la edad media y eso significaba un enorme espacio indefinido de tiempo en el que pasaban muy pocas cosas. Un poco como la historia de la Nueva España que es, también, un enorme borrón del que sólo sé que hubo muchos virreyes y ya. Como si así fueran las cosas. Me gusta leer de pronto de historia porque me doy cuenta de lo poco que sé y me dan ganas de averiguar más. El libro es muy recomendable. Se encuentra aquí. Aunque, por supuesto, no es una historia muy profunda ni nada que se le parezca. Lo que estoy leyendo ahora es una novela de Antonio Muñóz Molina que se llama Plenilunio. Comienza bien. Es acerca de un inspector de policía que trasladan de Bilbao a una pequeña ciudad y se enfrenta a un caso estremecedor: el asesinato de una niñita. Me está gustando porque se mete de manera muy profunda en la psicología de los personajes y casi todos ellos son cuarentones que descubren, a esa edad, que la vida no ha sido como ellos querían y se enfrentan a esa realidad tan dolorosa. Yo el martes cumplo años y me está pegando fuerte. A que no saben cuántos. Se aceptan apuestas. jeje.

1 comentario:

edgarsocio dijo...

Concuerdo contigo, el autor,humaniza de manera excepcional, natural y sencilla el personaje de inocencio. mas alla de ser una novela histórica y con todo el contexto que le envuelve, la manera de analizar el interior y la lucha personal que parese estar durante toda la vida del buen Inocencio, en realidad es lo mas fascinante. Sinceramente la recomiendo y la agrego a una de mis lecturas favoritas.

Y como decía el santo papa, DIVIDE ET IMPERA

jojo saludos.

ShareThis